Las series de éxito en nuestra televisión que marcaron 2011

El año que mañana tocará a su fin también ha traído grandes alegrías a las cadenas en forma de series. Las que más y las que menos tienen en su haber ficciones que han logrado despertar el interés de la audiencia.

Una de las que lo logró fue ‘Gran Hotel’ de Antena 3. Bambú Producciones es la responsable de este éxito: el vestuario, el guión, el montaje, la música, la ambientación y el elenco. Todo aprobó con buena nota aunque la pareja protagonista, Yon González y Amaia Salamanca, tienen sus fallos. El piloto gozó de buen ritmo y contentó a crítica y público por lo que esta serie inspirada en ‘Downton Abbey’ y en los enigmas de Agatha Christie tiene asegurada la segunda temporada.

La 1 logró en ‘Los misterios de Laura’ una buena baza para obtener el favor de la audiencia. María Pujalte protagoniza esta serie detectivesca en la que da vida a Laura Lebrel, una investigadora algo torpe pero astuta. Tras una primera temporada que se interrumpió a los pocos capítulos, la ficción regresó a TVE para convencer a la audiencia. Un 16,5% de share y 3.100.000 espectadores de media sintonizaron cada semana con sus aventuras.

Que los zombies estén de moda en todo el mundo es culpa de ‘The Walking Dead’.  Su retorno en Estados Unidos arrasó y marcó el mejor dato de la historia de la televisión de cable reuniendo a 7.300.000 espectadores de media  en la AMC para ver los nuevos episodios. En España tan sólo un día después de su lanzamiento en AMC, Fox emitió en nuestro país la nueva entrega siendo a su vez el segundo mejor estreno del canal en Total TV, con más de 432.000 espectadores y un share del 2,1%.

Y el fenómeno inexplicable que contra todo pronóstico tiene un sitio en esta lista: ‘El Barco’. La serie adolescente que tomó el testigo de ‘El Internado’ se caracteriza por un argumento carente de sentido, soporífero e irrisorio puesto en escena por un elenco, al menos el juvenil, cuyo bagaje interpretativo es paupérrimo. El único reclamo de ‘El Barco’ parece ser deleitarse con los absurdos amoríos de un grupo de muchachos que aunque iban a estudiar en un principio, han terminado por sobrevivir al fin del mundo, a multitud de desventuras en alta mar y a la presunta escasez de comida que ya debería haber y que debería poner en muy serios aprietos a la tripulación. Nada de eso, tienen la fábrica de la Coca-Cola a bordo. Además, siempre queda tiempo para preparar un musical parodiando a ‘Grease’ dirigido por la cocinera, resucitar a un muerto aprovechando una tormenta eléctrica o desvestirse aunque la ocasión no lo requiera para goce de quien mire. Quizás sea la última razón la que consiga reunir cada semana a tantas espectadoras frente a la pantalla porque ya digo que el guión y la interpretación hacen aguas por todas partes. Un bodrio made in Globomedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *