GH ya está aquí

Y con esta ya son diez las ediciones de Gran Hermano. En España las series gustan mucho a los telespectadores, tanto que aveces los actores pasan del anonimato al estrellato en cuestión de horas. Pero parece que los reallities gustan también, y bastante.

Sólo tenemos que ver los datos de audiencia de los últimos años para ver que siempre que se emite un reallity, el share de las series comienza a bajar, y especialmente si se trata de Gran Hermano que lleva asentado en Telecinco diez años y siempre con cotas de audiencia superiores a las series que compiten con él. Es por ello que le podemos considerar, de manera cariñosa, como el ogro de las series.

El caso más reciente de lo que os estoy comentando se ha dado este mismo fin de semana con el estreno de su décima edición. El síndrome de Ulises registró su peor dato de audiencia de la temporada, y ha hecho que Antena 3 haya tenido que tomar cartas en el asunto y haya relegado la serie al late night. Incluso el martes, día que se emite el programa arrasó con más de diez puntos de ventaja sobre 700 euros, que era la serie que se emitía paralelamente ese día. Además, para ver la magnitud de este dato hay que tener en cuenta que se trataba del último y apasionante episodio de la serie.

En mi opinión, los fieles seguidores de las series siguen viéndolas, pongan el programa que pongan, pero la gente que está dubitativa o no sabe realmente que ver ese día se decanta más por el formato del reallity, ya que para un rato o una noche puede que resulte más entretenido.

María Casal se incorpora a Física o Química

Como ya hemos anunciado, 700 euros llega esta noche a su fin. Antena 3 anuncia, por activa y por pasiva, un final explosivo y sorprendente en el que todas las dudas quedarán resultas y todos los cabos bien atados. Esto es debido a que, al parecer, la serie fue concebida para una única temporada (compuesta por 16 capítulos).

Llegados a este punto, ya podemos hacer balance de lo que ha supuesto 700 euros, diario de una call girl. El verano no suele ser el mejor momento para estrenar una serie, de hecho los primeros capítulos no lograron unos resultados como para tirar cohetes, sin embargo la idea, el guión, los personajes… y en definitiva, todo el conjunto gustó. Poco a poco se fueron abriendo camino llegando a alcanzar un 20.6 % de cuota de pantalla. Por todo esto, 700 euros se ha convertido, sin duda, en la serie revelación de este verano.

De modo que esta noche podremos ver el final no sólo de la temporada, sino también de la serie. Ésta fue rodada varios meses antes del estreno, así que sus protagonistas han tenido libertad total para centrarse en otros proyectos. Por ejemplo, Toni Cantó, terminado el rodaje, fichó por El síndrome de Ulises para dar vida a un sacerdote. Maria Casal por su parte, también se arriesga con nuevos retos. Así, en los últimos capítulos esta segunda temporada de Física o Química podremos verla como inspectora de educación.

María Casal comenzó a ser conocida por su participación en series tan míticas como son Médico de familia y Menudo es mi padre, protagonizada por EL Fary. Sin embargo, se puede decir que la mayor deuda la tiene con Hospital Central donde daba vida a Elisa, uno de los personajes principales.