0

Gran Hotel no defrauda y abre nuevas incógnitas para su próxima temporada

Publicado por el .

 Gran Hotel no defrauda y abre nuevas incógnitas para su próxima temporada

‘Gran Hotel’ se despide con un magnífico dato en su último episodio. Anoche cerró temporada logrando un 19,1% de share y más de 3,5 millones de espectadores como líder del prime time ante una nueva edición de ‘Tú sí que vales’, el casposo talent show de Telecinco, que ha debutado con éxito en la parrilla.

La primera temporada se vertebra en torno a la desaparición y presunta muerte de Cristina Olmedo, la única doncella del Gran Hotel que se atrevió a amenazar a la familia Alarcón, la propietaria del negocio, revelando un secreto familiar que podía arruinarlos.

Doña Teresa, la matriarca, encargó a sus esbirros que la eliminasen y pasó largo tiempo sin que se supiera nada de ella por lo que su hermano Julio llega a Cantaloa con el fin de encontrarla. Todo parecía indicar que los matones de los Alarcón habían terminado el macabro encargo hasta que en el capítulo 7 descubrimos que Cristina sigue viva y tiene las mismas ganas de vengarse.
Lo que pudo ser una vuelta de tuerca al argumento se quedó en nada porque en el episodio siguiente muere de verdad. Hubiera dado igual que Cristina permaneciese muerta desde el principio de la historia que fuera asesinada en el antepenúltimo episodio porque no aportó nada en absoluto. Me pareció algo innecesario, un episodio que ralentizaba el ritmo acelerado de la temporada.

Lo que mató a Cristina fue la codicia, aunque el brazo ejecutor fuese un Alarcón. Quiso extorsionar a la familia a cambio de una carta que contiene una sorprendente información que fue revelada anoche: Don Carlos Alarcón tuvo un hijo bastardo al que le correspondería heredar el hotel y que precisamente es un camarero que trabaja allí.

Tras el deceso de la doncella, Diego Murquía oculta la carta en su despacho, en el mismo sitio donde Cristina la encontró y es allí donde la halla Belén limpiando. Siendo una mujer que se mueve por interés y egoísmo no tardará en sacarle un gran provecho de una forma completamente diferente a la de Cristina. Belén decide casarse con el heredero y pavonearse de ello, y de lo que ese matrimonio supone, ante Murquía. El director no tarda en contarle a Doña Teresa quien custodia la carta y la dueña del hotel tampoco pierde el tiempo en repetir las mismas amenazas del pasado ante Belén.
De hecho, los diálogos fueron prácticamente idénticos al del primer episodio de la serie.

El misterio que envolvía la primera temporada de la serie ha sido su tabla de salvación. Al más puro estilo Agatha Christie, el espectador iba descubriendo la verdad oculta al mismo tiempo que el detective Ayala, mi personaje favorito de la serie junto con Andrés.
Afortunadamente, la historia de amor imposible entre el proletario y la burguesa ha pasado a un segundo plano en virtud de la labor investigadora de la pareja. La inexistencia de feeling entre Yon González y Amaia Salamanca es patente y el desarrollo de su relación es un tanto forzado.
Nadie puede creer que una joven rica se enamore profundamente de un proletario pobre en un mes, hasta el punto de querer fugarse con él y abandonar todo su mundo y sus comodidades. Y por comodidad no me refiero a lujosos vestidos y fiestas sino a comer caliente tres veces al día. Algo que en 1905 muy pocos podían permitirse.

Lo que si pediría como espectadora es que los guionistas no alargasen de forma innecesaria los últimos minutos de cada episodio. Ayer no hacía falta que Andrés colocase lentamente todas las bombillas de la lámpara antes de electrocutarse con la última. Tampoco que Alicia recordase toda su historia de amor con Julio a través de flashbacks antes de dar el sí quiero porque nunca antes un adverbio afirmativo de dos letras se hizo tan eterno. Y lo mismo ocurre con Julio que no tiene nada mejor que hacer que empezar una pelea interminable. En lugar de lograr provocar tensión en el espectador consguige exasperarlo.

El capítulo de anoche puso fin a varios interrogantes pero abrió otros nuevos muy interesantes que se desarrollarán en la segunda temporada: La identidad del psicópata de Cantaloa fue revelada al igual que la asesina de Cristina. Ambos han salido indemnes de sus crímenes pero ¿por cuánto tiempo?. Alicia y Diego se han casado ¿cuándo revelará él sus verdaderas intenciones y cómo le hará pagar a Alicia que intentara abandonarlo? y¿por cuánto tiempo podrá Belén esconder la carta y qué hará ahora que Andrés está maltrecho?




Escribe un comentario