0

Ya se han casado

Publicado por el .

boda luisma Ya se han casado 

Finalmente y aunque parezca mentira Luisma Y Macu se casaron ayer. Parecía que la boda, por unas cosas u otras, nunca se iba a celebrar, pero al final la pareja, no sin problemas pudo dar el sí, quiero.

Y es que ha hecho falta que Luisma se case con Macu para que Paz, su amor platónico, se diese cuenta que está enamorado de él. Fueron muchos los intentos y las veces que Paz intentó explicarle a Luisma lo que sentía por él, pero por no arruinar la boda al final todo quedo en nada. Aunque estoy seguro que esta historia dará mucho que hablar.

Otro de los motivos por lo que casi no se llega a celebrar la boda fue que Luisma, instigado por la policía, trató de inculpar a Mauricio en el robo de fondos públicos. Sus intentos de pillar a Mauricio antes de la boda resultan en balde, así que se tuvo que esperar a la ceremonia para ser capturado. Al final de la misma la policía se llevó a comisaría a los dos.

Por no hablar del tema del anillo. Macu encargó a Lorena, Jonathan y Fidel que se lo agrandasen. Una vez hecho el encargo Fidel quiso probárselo. Como suele suceder en estos casos el anillo no salía del dedo de Fidel, por que que tras muchos esfuerzos el anillo acabó en el plato de comida de la abuela, que se lo comió. Los chavales no tuvieron valor para decirle lo sucedido a Macu, y el final llegaron a la boda sin el anillo.

Entre tanto, Luisma quería que su mejor amigo leyese unas palabras en la ceremonia. La cuestión es que no se decidía si por Chema o el Barajas. Así que en una de sus múltiples decisiones salomónicas decidió que subieran los dos a leer. Chema es un mago del verso, y Barajas todo lo contrario, por lo que este último tratará de robarle el discurso a Chema. Finalmente, una metáfora entre el Luisma el choped y la magdalena puso el broche perfecto a la ceremonia.

Veremos como consiguen salir Mauricio y Luisma de la cárcel y del lío en que se han metido. La verdad es que la boda no podía acabar de otra forma. Empezó mal y acabó mal, como casi todo lo que el Luisma se trae entre manos.


Escribe un comentario