0

Los piratas de Telecinco finalmente han naufragado

Publicado por el .

 Los piratas de Telecinco finalmente han naufragado

Telecinco puso fin anoche a Piratas. La apuesta más ambiciosa de la cadena de Fuencarral se despidió tras sólo ocho episodios y registrando su peor dato histórico de espectadores: 1.259.000 según Kantar Media.

Piratas comenzó muy bien. Su capítulo piloto obtuvo más de 3,5 millones de espectadores, pero la pérdida de un millón en el segundo episodio adelantó la crónica de un fracaso anunciado. Desde entonces las cosas fueron de mal en peor.
La cadena intentó reflotar el proyecto en el que había puesto tan altas expectativas y tanto dinero – alrededor de 600.000 euros por capítulo- aprovechando el tirón de Supervivientes última hora y retrasando cada vez más la hora de emisión de las aventuras de estos bucaneros. El episodio de ayer comenzó a las 23.15 horas.

Visto está que la estrategia no ha dado resultado. El descalabro de las audiencias ha sido evidente. No muchos han querido saber cómo terminaban las andanzas marítimas de Óscar Jaenada y Pilar Rubio. ¿Los motivos? En mi opinión una trama floja, escenas de acción poco creíbles -por ejemplo la famosa lucha de sables entre Mondego y Carmen Bocanegra en una charca- que daban la sensación de haber sido introducidas con calzador para tener una excusa con la que exhibir los encantos de Pilar Rubio. Y claro está, el escaso partido que se ha sacado al elenco. Principalmente al protagonista.

El personaje de Jaenada, Álvaro Mondego, podría haber resultado agradable si no fuese porque parecía una mala copia del seductor e irreverente Jack Sparrow. No es necesario que, ahora, todos los protagonistas masculinos de una serie de piratas tengan que ser como el pirata del Caribe, porque Sparrow y Depp sólo hay uno.

Por su parte,el capitán  Bocanegra no parecía lo suficientemente tenebroso para resultar convincente y su hija Carmen… nunca creí que existiese tal personaje. No sé por qué siempre veía en pantalla a Pilar Rubio, sólo que en lugar de portar un micrófono  llevaba una espada. Un claro ejemplo de cómo a veces el interpretado puede ser devorado por el intérprete. 

No voy a dejar recaer todo el peso de este fracaso sobre los hombros de Pilar Rubio, porque doy por supuesto que ella habrá interpretado este papel protagonista como haya podido, al no ser una actriz profesional con una larga carrera a sus espaldas.

Pero no todo ha sido mediocre en Piratas. Si hay algo bueno que nos ha dejado la serie han sido sus magníficas localizaciones.


Escribe un comentario